viernes, 27 de febrero de 2009

Una rima

Una rima es un péndulo muy serio,
arco iris con billete de ida y vuelta
de tus párpados al centro del misterio.

Qué raro cautiverio
licuarse entre la lluvia más esbelta,
dejarse columpiar por las campanas
en la tarde erigida de manzanas
y hablar al viento en íntimo salterio.
Vibrar con los sedientos arenales,
llanto desesperado de resquicios
por hacer sonar tu pelo entre un corro de puntos cardinales.

Una rima es un faro de pupila alterna
para peinar con siglos y leyendas la ola
y humedecer tu lenta espalda con precipicios.
Aldebarán derrama la estela roja de su linterna;
rema y rema violín y barcarola,
y enarbola sin miedo la bandera
del ágil minutero pulsador de oceanos
que gira por la tierra (peonza o calavera.)

Una rima es la luna mensajera,
periódica hilandera
de mi sombra a la palma de tus manos.

(De Cantigas y cárceles)

10 comentarios:

Olga B. dijo...

Pero qué bien, Juan Manuel.
Sí que es un péndulo muy serio. Cada una de las cosas que nombras ("dejarse columpiar por las campanas") y ese final:
"Una rima es la luna mensajera,
periódica hilandera
de mi sombra a la palma de tus manos."
No todo el mundo puede hacer una rima ni nombrar a la luna y salir ileso:-) ¿Por qué? Misterio de misterios. Pero a quien Dios se lo dé, San Pedro se lo bendiga.
"...Rema y rema violin y barcarola."
Cierro el día con ese sonido tuyo.
Gracias y buenas noches.
Besos, Juan Manuel.

Juan Manuel Macías dijo...

Muchas gracias, Olga. Pues sí, la luna es una canica peligrosa, se nos puede clavar en los bolsillos o atragantársenos sin querer: ay esas preciadas canicas pre-playstation que nos asombraban con tan poco esfuerzo. Uno hace lo que puede, y si prescindiera de la pobre luna no me sentiría libre en este poemilla. Me atrevería a decir que me siento, incluso, libertino. Pero un poquito :-).
Tu lectura, como de costumbre, mejora mis versos. Buenas noches, Olga, y besos.

Antonio Azuaga dijo...

“Tronco”, lo tuyo no es “una rima”, lo tuyo es poesía que hace con la rima (y con la luna) lo que quiere. Como debe ser. Porque lo difícil es conseguir que la poesía salga indemne de sus recursos y sus afeites, esos que a veces se utilizan para que lo parezca. Pero a ti te dan lo mismo. Al poeta de verdad, le dan lo mismo.

Un saludo.

Juan Manuel Macías dijo...

Antonio, no sé qué decir ante tu generosidad. Mil gracias amigo. Y un abrazo
P.D.: Y me ha rejuvenecido un montón el inicio de tu comentario je je je.

Luis Spencer dijo...

Juan Manuel, una rima es todo eso, tan difícil, que con buen oído y oficio –y tu lo tienes- nos acerca al espíritu de la música, la que nos lleva a la soñada y pura poesía verbal, aquella que Borges ejemplificó en estos versos de Jaimes Freyre que ahora te dejo;

Peregrina paloma imaginaria
que enardeces los últimos amores;
alma de luz, de música y de flores,
peregrina paloma imaginaria.


Un fuerte abrazo, amigo, cuidado con la luna policíaca

Juan Manuel Macías dijo...

Me encanta, Luis, ese ejemplo que siempre esgrime Borges de Jaimes Freire, así como la frase aquella de Pater de que todo arte aspira a parecerse a la música. Uno lo intenta, con humildad, pero la música siempre se guarda un as en la manga, ay. Me cuidaré, me cuidaré de esas peligrosas lunas policíacas. Son lunas ñoñas, figurativas, lunas de la experiencia. Y hasta aquí puedo leer, como reza el clásico :-)
Un abrazo grande.

Begoña dijo...

Una rima es la luna mensajera,
periódica hilandera
de mi sombra a la
palma de tus manos.

Para mi,me encanta.Eres sorpredentemente inagotable.
Abrazos Juan.

Isabel Romana dijo...

Este poema tiene una fuerza tremenda y una belleza inquietante. Esa vinculación entre la rima y la mujer amada me ha hecho pensar en Bécquer... Saludos cordiales.

Juan Manuel Macías dijo...

Muchas gracias por tus palabras, Begoña.
Un abrazo.

Juan Manuel Macías dijo...

Isabel, Bécquer es un poeta al que hay que reivindicar siempre, al margen de las modas y de la mala conciencia de algunos. Me honra que lo traigas a colación de mi poema, de verdad. Apenas han pasado unos días desde que Luis Spencer me enseñó la casa de Bécquer en Sevilla. En fin mil gracias por tu comentario y tu visita. Un saludo.