viernes, 27 de mayo de 2016

No es de este mundo

La poesía no es de este mundo. Incluso nos recuerda que ni siquiera el mundo es de este mundo.

jueves, 12 de mayo de 2016

Respetar el original

Si, al traducir un poema, quieres ser "respetuoso con el original", respeta sobre todo la lengua en que traduces, porque son tus ojos y tus manos. Vive esa lengua y respírala. Nace en ella y muere en ella cuantas veces puedas. Ama con ella o fustígate con ella. Rómpela si quieres, pero conoce lo que quieres romper. No pretendas ser más alemán que Rilke ni más italiano que Cavalcanti. Abraza la lengua en la que escribes tu versión (y tu poema) porque solo esa tabla vieja, que cruje con todos tus muertos, te llevará, si los vientos son propicios, a tierra firme. O te acompañará hasta el fondo en tu glorioso e irrepetible naufragio.

miércoles, 27 de abril de 2016

Infinitos

Me gustan los poemas que no me terminan de decir, o que no los entiendo del todo, como si hablaran en un entresueño. Al poema que fía todo en un mensaje lo saludo y lo despido como al cartero: Mensaje recibido. Que tenga buen día. Pero los buenos poemas regresan siempre nuevos, a la luz del sol o en la oscuridad más terca. Como la voz de los amigos, los buenos poemas son repentinos, inagotables, infinitos.

jueves, 21 de abril de 2016

Donde está el fuego

Así se llama esta nueva entrega de Cuadernos de humo, la revista de poesía que el poeta Hilario Barrero, con arte y mimo, nos regala cíclicamente desde Brooklyn. Con un lujo de compañía, un servidor tiene el honor de colaborar allí con tres poemas inéditos y la traducción de un pequeño poema de Cavafis. Aquí la portada, uno de esos poemas (con ilustraciones del propio Hilario Barrero). Y mi agradecimiento.



viernes, 15 de abril de 2016

Lorenzo Silva habla de la Poesia completa de Cavafis (Pre-Textos) en RNE

Mi agradecimiento al escritor Lorenzo Silva por las amables y generosas palabras que le dedicaba en "Las mañanas" de RNE a la Poesía completa de Cavafis (Pre-Textos) y al trabajo de un servidor.

http://www.ivoox.com/rincon-contadores-historias-de-audios-mp3_rf_11062960_1.html
 

sábado, 9 de abril de 2016

José Hierro en Portugués (por Sandra Santos)






CANÇÃO DE BERÇO PARA ADORMECER UM PRESO


A gaivota sobre o pinhal.
(O mar ressoa.)
Aproxima-se o sono. Dormirás,
sonharás, mesmo que não o queiras.
A gaivota sobre o pinhal
ponteado todo de estrelas.

Dorme. Já tens em tuas mãos
o azul da noite imensa.
Não há mais que sombra. Acima, a lua.
Peter Pan pelas alamedas.
Sobre os cervos de lombo verde
a menina cega.
Já és homem, já dormes,
meu amigo, ea…

Dorme, meu amigo. Voa um corvo
sobre a lua, e degola-a.
O mar está próximo de ti,
morde as tuas pernas.
Não é verdade que sejas homem;
és um menino que não sonha.
Não é verdade que tenhas sofrido:
são contos tristes que te contam.
Dorme. A sombra toda é tua,
meu amigo, ea…

És um menino que está sério.
Perdeu o sorriso e não o acha.
Será que terá caído ao mar,
uma baleia o terá comido.
Dorme, meu amigo, que te embalem
sinos e pandeiretas,
flautas de cana de som vago
amanhecidas na névoa.

Não é verdade que te pese a alma.
A alma é ar e fumo e seda.
A noite é vasta. Tem espaços
para voar onde queiras,
para chegar ao alvor e ver
as águas frias que despertam,
as rochas cinéreas, como o elmo
que levavas para a guerra.
A noite é ampla, dorme, amigo,
meu amigo, ea…

A noite é bela, está desnuda,
não tem limites nem celas.
Não é verdade que tenhas sofrido,
são contos tristes que te contam.
Tu és um menino que está triste,
és um menino que não sonha.
E a gaivota está à espera
de vir enquanto durmas.
Dorme, já tens em tuas mãos
o azul da noite imensa.
Dorme, meu amigo…

                        Já dorme
meu amigo, ea…



José Hierro / Traducción al portugués: Sandra Santos


***

Más traducciones de José Hierro en el blog de S. S.:
http://sandrasantos-ss.blogspot.com.es/2016/02/josehierro.html

domingo, 3 de abril de 2016

1 mirlo

¿También en este viento sucio del poema,
en esta noche anidará el sueño de un mirlo?

Demasiado viento y demasiada noche
pueden echarnos sin piedad a un largo afán de escenas destrenzadas
que nunca sabrán hallar el consuelo de su película.
En esta noche que ni siquiera es negra quisiera entregar todo en un regalo
y no sé cómo juntarlo. Todo. Mi propio miedo
como si el mundo fuera una estación cada día más sola.
Y aquel árbol triste de la niñez donde --parece-- se había ahorcado un hombre.
Una vez soñé que todos los maniquíes ardían en los escaparates de las tiendas
y me entristeció mucho ver cómo se consumían a un tiempo y no saber la moraleja.
Aún veo a mi padre alzándome en brazos por última vez,
y con ese recuerdo me sigue sorprendiendo el misterio, divertido, de recordarme
pequeño en brazos de mi padre, con tanta naturalidad, lo mismo
que si tener otro cuerpo --un cuerpo de niño-- pudo algún día haber sido posible.

Si embargo, ya sabemos que poner todas las cosas, una tras otra --y de noche-- en un poema,
no nos devuelve el mundo.
Cuánto mejor ser devotos de lo singular y lo simple,
como sucede en la Odisea, donde un trajín de islas y mujeres y negras naves,
incluso los días y las noches, en riguroso orden,
sólo estaban para pasar, en fila, por la mirada pasmada de Telémaco,
y ante su soledad, tan parecida a la nuestra.
Por eso, más allá de lo sucio, de la noche y de este viento múltiple que se autocompadece,
sólo pido que sobreviva, por favor,
cuando por fin se acabe el poema y amanezca ya del todo,
el mirlo definitivo, el que se posa en los mejores sueños
para curar la tristeza de los árboles;
el mirlo que nunca seré capaz de soñar,
el más limpio, el más puro, el más hermoso, como una sola nave negra
para surcar una sola primavera. Sólo
ese mirlo es mi regalo.

sábado, 2 de abril de 2016

Brétema

*Siempre me ha fascinado la palabra gallega "brétema", que significaría "niebla espesa o húmeda", una niebla que quiere ser lluvia, o viceversa. Esa Br- líquida (nunca mejor dicho) es cautivadora, e ignoro si la palabra tiene algún lazo genético con el verbo griego βρέχει (llueve) o con βροχή (lluvia). En estos días húmedos y ya otoñales me apetece sacar a pasear un antiguo poema de "Cantigas y cárceles", absolutamente inofensivo. Fue un intento de "traducir" el vocablo "brétema" en poema. O en soledades. O en soleás. Según se mire...


BRÉTEMA


Brétema, mimbre del aire,
ciencia de rizo sin norte,
quién aprendiera a abrazarte.

Sobre un estribo del sol
columpias a la mañana:
fiel estribillo de amor.

Deja en mis hombros tu huella
de mariposa funámbula,
flor de bruma o broma. Brétema,

¿de dónde vienes y adónde
caracoleas la sombra
volandera de los hombres?

Quién aprendiera a besarte,
Ariadna enredadora
de brañas en fino alarde.

Pero te irás con mis dudas
cuando el bronce del sol quiebre
tu frágil arquitectura.

El día es alto y unánime.
Vibra el perfil de la vida.
La muerte es sueño de un ángel.

¿Es aquí donde te escondes,
en los labios que has mojado,
laberinto de tu nombre?


(De "Cantigas y cárceles", Sevilla, Isla de Siltolá, 2011)

lunes, 28 de marzo de 2016

Ítaca / Cavafis / Jorge de Sena





El portugués y el griego son dos lenguas que han nacido frente al mar. Se diría que están hechas de mirar mucho el mar, de mil viajes, asombros y nostalgias. En sus palabras suena el misterio del mar en su inmensa urdimbre. Si el griego es el portugués de oriente, definitivamente el portugués es el griego de occidente. Aquí, una hermosa versión del Ítaca de Cavafis por Jorge de Sena.

Va dedicada a Sandra Santos, poeta, traductora, co-directora de Cuaderno Ático, amiga.

***

ÍTACA

Quando partires de regresso a Ítaca,
deves orar por uma viagem longa,
plena de aventuras e de experiências.
Cíclopes, Lestrogónios, e mais monstros,
um Poseídon irado - não os temas,
jamais encontrarás tais coisas no caminho,
se o teu pensar for puro, e se um sentir sublime
teu corpo toca e o espírito te habita.
Cíclopes, Lestrogónios, e outros monstros,
Poseídon em fúria - nunca encontrarás,
se não é na tua alma que os transportes,
ou ela os não erguer perante ti.

Deves orar por uma viagem longa.
Que sejam muitas as manhãs de Verão,
quando, com que prazer, com que deleite,
entrares em portos jamais antes vistos!
Em colónias fenícias deverás deter-te
para comprar mercadorias raras:
coral e madrepérola, âmbar e marfim,
e perfumes subtis de toda a espécie:
compra desses perfumes quanto possas.
E vai ver as cidades do Egipto,
para aprenderes com os que sabem muito.

Terás sempre Ítaca no teu espírito,
que lá chegar é o teu destino último.
Mas não te apresses nunca na viagem.
É melhor que ela dure muitos anos,
que sejas velho já ao ancorar na ilha,
rico do que foi teu pelo caminho,
e sem esperar que Ítaca te dê riquezas.

Ítaca deu-te essa viagem esplêndida.
Sem Ítaca, não terias partido.
Mas Ítaca não tem mais nada para dar-te.
Por pobre que a descubras, Ítaca não te traiu.
Sábio como és agora, senhor de tanta experiência,
Terás compreendido o sentido de Ítaca.


C.P. Cavafis / Versión de Jorge de Sena

martes, 15 de marzo de 2016

4 poemas de Sandra Santos




 ...uma respiração reescrita à pressa 
possante a morte desprendendo da pele 
um murmúrio quase noção do mundo.
S.S.



o poema pôs-se a sangrar

o poema é de vidro - do vidro mais puro
é límpido, frágil, fortificado, viril.

o poema é o espelho mais puro
a invenção de fina areia
que reluz o poeta obscuro.

o poema quebra cabeças
e repara corações
cabeças que são punhos
corações que são cacos.

o poema sangra
a escrita sangra
a caneta sangra
a mão sangra
o resto sangra.
eu sangro mais.

***

há um rio imenso
a correr na banheira
na encosta do corpo
de uma mulher pensativa,
um rio que leva e lava
depósitos e destroços,
que torna alvacento
o cenário poeirento
de quem à superfície
imerge em pensamento.

os pensamentos gostam de se confundir com corpos,
pele sequiosa
ossos regenerados,
rios puros a montante
rios em apuros a jusante,
rios cíclicos
rios rítmicos.

***

mas tem de alguém continuar
com a fúria feliz no jeito de se dar
à vida e tem de cravar
uma emoção em cada pedra
uma cor em cada trova
e uma sorte em cada curva
tem de alguém continuar

***

se eu fosse um punhal
eu deixaria cair
a lâmina
todos os dias
na erva molhada
até ela regressar
em flor.


© Sandra Santos

Para leer más poemas de S.S.:
http://sandrasantos-ss.blogspot.com.es/2016/03/sandrasantos-ss.html


Sandra Santos; Barcelos, Portugal; 1994

sábado, 12 de marzo de 2016

Apunte sobre una golondrina

Sombra sobre la frente.
O Sueño.
La golondrina escribe un lejano azul oscuro
en la pizarra del cielo.
Es tarde, tarde.
La golondrina
ha dibujado el rizo
que cortaron de un ángel proscrito y sin recreo.
La tarde es gris y fresca; la primavera, antigua;
la golondrina pasa y gira, enajenada,
sobre la frente, sobre el encerado
del tiempo.
Pequeña golondrina, vieja sombra,
escribe en letras grandes, limpia mi frente
de pensamientos;
golondrina de años, pasa y deja
sobre mi frente el leve trazo,
el humo frío de tu tarde,
la delicada firma de un recuerdo.